Ir a la página de inicio de Escribirte
Portada | Biblioteca | Blogs | Foros | Tienda | Suscripción | Contacto | Especiales | Difusión cultural | Canales RSS RSS
Benedetti Borges Cortázar Gelman Saramago
 Buscar en el sitio   
| Miércoles 23 de julio de 2014
Escribí un comentario Escribí tu comentario Enviá este artículo Envialo a un amigo Votá este artículo Votá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto
Las Palabras 12-12-2007

Las Palabras

Conferencia de Julio Cortázar, Madrid (1981)

Si algo sabemos los escritores es que las palabras pueden llegar a cansarse y a enfermarse, como se cansan y se enferman los hombres o los caballos. Hay palabras que a fuerza de ser repetidas, y muchas veces mal empleadas, terminan por agotarse, por perder poco a poco su vitalidad. En vez de brotar de las bocas o de la escritura como lo que fueron alguna vez, flechas de la comunicación, pájaros del pensamiento y de la sensibilidad, las vemos o las oímos caer corno piedras opacas, empezamos a no recibir de lleno su mensaje, o a percibir solamente una faceta de su contenido, a sentirlas corno monedas gastadas, a perderlas cada vez más como signos vivos y a servirnos de ellas como pañuelos de bolsillo, como zapatos usados. Los que asistimos a reuniones como ésta sabemos que hay palabras-clave, palabras-cumbre que condensan nuestras ideas, nuestras esperanzas y nuestras decisiones, y que deberían brillar como estrellas mentales cada vez que se las pronuncia. Sabemos muy bien cuales son esas palabras en las que se centran tantas obligaciones y tantos deseos: libertad, dignidad, derechos humanos, pueblo, justicia social, democracia, entre muchas otras. Y ahí están otra vez esta noche, aquí las estamos diciendo porque debemos decirlas, porque ellas aglutinan una inmensa carga positiva sin la cual nuestra vida tal como la entendemos no tendría el menor sentido, ni como individuos ni como pueblos. Aquí están otra vez esas palabras, las estamos diciendo, las estamos escuchando Pero en algunos de nosotros, acaso porque tenemos un contacto más obligado con el idioma que es nuestra herramienta estética de trabajo, se abre paso un sentimiento de inquietud, un temor que sería más fácil callar en el entusiasmo y la fe del momento, pero que no debe ser callado cuando se lo siente con fuerza y con la angustia con que a mí me ocurre sentirlo. Una vez más, como en tantas reuniones, coloquios, mesas redondas, tribunales y comisiones, surgen entre nosotros palabras cuya necesaria repetición es prueba de su importancia; pero a l a vez se diría que esa reiteración las está como limando, desgastando, apagando. Digo: "libertad" digo: "democracia", y de pronto siento que he dicho esas palabras sin haberme planteado una vez más su sentido más hondo, su mensaje más agudo, y siento también que muchos de los que las escuchan las están recibiendo a su vez como algo que amenaza convertirse en un estereotipo, en un clisé sobre el cual todo el mundo está de acuerdo porque ésa es la naturaleza misma del clisé y del estereotipo: anteponer un lugar común a una vivencia, una convención a una reflexión, una piedra opaca a un pájaro vivo. ¿Con qué derecho digo aquí estas cosas? Con el simple derecho de alguien que ve en el habla el punto más alto que haya escalado el hombre buscando saciar su sed de conocimiento y de comunicación, es decir, de avanzar positivamente en la historia como ente social, y de ahondar como individuo en el contacto con sus semejantes. Sin la palabra no habría historia y tampoco habría amor; seriamos, como el resto de los animales, mera sexualidad. El habla nos une como parejas, como sociedades, como pueblos. Hablamos porque somos, pero somos porque hablamos. Y es entonces que en las encrucijadas críticas, en los enfrentamientos de la luz contra la tiniebla, de la razón contra la brutalidad, de la democracia contra el fascismo, el habla asume un valor supremo del que no siempre nos damos plena cuenta. Ese valor, que deberia ser nuestra fuerza diurna frente a las acometidas de la fuerza nocturna, ese valor que nos mostraría con una máxima claridad el camino frente a los laberintos y las trampas que nos tiende el enemigo, ese valor del habla lo manejamos a veces como quien pone en marcha su automóvil o sube la escalera de su casa, mecánicamente, casi sin pensar, dándolo por sentado y por valido, descontando que la libertad es la libertad y la justicia es la justicia, así tal cual y sin más, como el cigarrillo que ofrecemos o que nos ofrecen. Hoy, en que tanto en España como en muchos países del mundo se juega una vez más el destino de los pueblos frente al resurgimiento de las pulsiones más negativas de la especie, yo siento que no siempre hacemos el esfuerzo necesario para definirnos inequívocamente en el plano de la comunicación verbal, para sentirnos seguros de las bases profundas de nuestras convicciones y de nuestras conductas sociales y políticas. Y eso puede llevarnos en muchos casos sin conocer a fondo el terreno donde se libra la batalla y donde debemos ganarla. Seguimos dejando que esas palabras que transmiten nuestras consignas, nuestras opciones y nuestras conductas, se desgasten y se fatiguen a fuerza de repetirse dentro de moldes avejentados, de retóricas que inflaman la pasión y la buena voluntad pero que no incitan a la reflexión creadora, al avance en profundidad de la inteligencia, a las tomas de posición que signifiquen un verdadero paso adelante eni la búsqueda de nuestro futuro. Todo esto sería acaso menos grave si frente a nosotros no estuvieran aquellos que, tanto en el plano del idioma como en el de los hechos, intentan todo lo posible para imponernos una concepción de vida, del estado, de la sociedad y del individuo basado en el desprecio elitista, en la discriminación por razones raciales y económicas, en la conquista de un poder omnímodo por todos los medios a su alcance, desde la destrucción física de pueblos enteros hasta el sojuzgamiento de aquellos grupos humanos que ellos destinan a la explotación económica y a la alienación individual.
Si algo distingue al fascismo y al imperialismo como técnicas de infiltración es precisamente su empleo tendencioso del lenguaje, su manejo de servirse de los mismo conceptos que estamos utilizando aquí esta noche para alterar y viciar su sentido más profundo y proponerlos como consignas de su ideología. Palabras como patria, libertad y civilización saltan como conejos en todos sus discursos, en todos sus artículos periodísticos. Pero para ellos la patria es una plaza fuerte destinada por definición a menospreciar y a amenazar a cualquier otra patria que no esté dispuesta a marchar de su lado en el desfile de los pasos de ganso. Para ellos la libertad es su libertad, la de una minoría entronizada y todopoderosa, sostenida ciegamente por masas altamente masificadas. Para ellos la civilización es el estancamiento en un conformismo permanente, en una obediencia incondicional. Y es entonces que nuestra excesiva confianza en el valor positivo que para nosotros tienen esos términos puede colocarnos en desventaja frente a ese uso diabólico del lenguaje. Por la muy simple razón de que nuestros enemigos han mostrado sus capacidad de insinuar, de introducir paso a paso un vocabulario que se presta como ninguno al engaño, y si por nuestra parte no damos al habla su sentido más auténtico y verdadero, puede llegar el momento en que ya no se vea con la suficiente claridad la diferencia esencial entre nuestros valores políticos y sociales y los de aquellos que presentan sus doctrinas vestidas con prendas parecidas; puede llegar el día en que el uso reiterado de las mismas palabras por unos y por otros no deje ver ya la diferencia esencial de sentido que hay en términos tales como individuo, como justicia social, corno derechos humanos, según que sean dichos por nosotros o por cualquier demagogo del imperialismo o del fascismo. Hubo un tiempo, sin embargo, en que las cosas no fueron así. Basta mirar hacia atrás en la historia para asistir al nacimiento de esas palabras en su forma más pura, para asentir su temblor matinal en los labios de tantos visionarios, de tantos filósofos, de tantos poetas. Y eso, que era expresión de utopía o de ideal en sus bocas y en sus escritos, habría de llenarse de ardiente vida cuando una primera y fabulosa convulsión popular las volvió realidad en el estallido de la Revolución Francesa. Hablar de libertad, de igualdad y de fraternidad dejó entonces de ser una abstracción del deseo para entrar de lleno en la dialéctica cotidiana de la historia vivida. Y a pesar de las contrarrevoluciones, de las traiciones profundas que habrían de encarnarse en figuras como la de Napoleón Bonaparte y de las de tantos otros, esas palabras conservaron su sabor más humano, su mensaje más acuciante que despertó a otros pueblos, que acompañó el nacimiento de las democracias y la liberación de tantos países oprimidos a lo largo del siglo XIX y la primera mitad del nuestro. Esas palabras no estaban ni enfermas ni cansadas, a pesar de que poco a poco los intereses de una burguesía egoísta y despiadada empezaba a recuperarlas para sus propios fines, que eran y son el engaño, el lavado de cerebros ingenuos o ignorantes, el espejismo de las falsas democracias como lo estamos viendo en la mayoría de los países industrializados que continúan decididos a imponer su ley y sus métodos a la totalidad del planeta. Poco a poco esas palabras se viciaron, se enfermaron a fuerza de ser viciadas por las peores demagogias del lenguaje dominante. Y nosotros, que las amamos porque en ellas alienta nuestra verdad, nuestra esperanza y nuestra lucha, seguimos diciéndolas porque las necesitamos, porque son las que deben expresar y transmitir nuestros valores positivos, nuestras normas de vida y nuestras consignas de combate. Las decimos, si, y es necesario y hermoso que así sea; pero ¿hemos sido capaces de mirarlas de frente, de ahondar en su significado, de despojarlas de la adherencias, de falsedad, de distorsión y de superficialidad con que nos han llegado después de un itinerario histórico que muchas veces las ha entregado y las entrega a los peores usos de la propaganda y la mentira? Un ejemplo entre muchos puede mostrar la cínica deformación del lenguaje por parte de los opresores de los pueblos. A lo largo de la segunda guerra mundial, yo escuchaba desde mi país, la Argentina, las transmisiones radiales por ondas cortas de los aliados y de los nazis. Recuerdo, con asco que el tiempo no ha hecho más que multiplicar, que las noticias difundidas por la radio de Hitler comenzaban cada vez con esta frase: Aquí Alemania, defensora de la cultura». Si, ustedes me han oído bien, sobre todo ustedes los mas jóvenes para quienes esa época es ya apenas una página en el manual de historia. Cada noche la voz repetía la misma frase: .Alemania, defensora de la cultura». La repetía mientras millones de judíos eran exterminados en los campos de concentración, la repetía mientras los teóricos hitleristas proclamaban sus teorías sobre la primacía de los arios puros y su desprecio por todo el resto de la humanidad considerada como inferior.
La palabra cultura, que concentra en su infinito contenido la definición más alta del ser humano, era presentada como un valor que el hitlerismo pretendía defender con sus divisiones blindadas, quemando libros en imnensas piras, condenando las formas más audaces y hermosas del arte moderno, masificando el pensamiento y la sensibilidad de enormes multitudes. Eso sucedía en los años cuarenta, pero la distorsión del lenguaje es todavía peor en nuestros tilas, cuando la sofisticación de los medios de comunicacióxi::Ja vuelve aún más eficaz y peligrosa puesto que aho:tánquea los últimos umbrales de la vida individual, y de§eié los canales de la televisión o las ondas radiales puede invadir y fascinar a quienes no siempre son capaces de reconocer sus verdaderas intenciones. Mi propio país, la Argentina, proporciona hoy otro ejemplo de esta colonización de la inteligencia por deformación de las palabras. En momentos en que diversas comisiones internacionales investigaban las denuncias sobre los::miles y miles de desaparecidos en el país, y daban a.. conocer informes aplastantes donde todas las formas de vióláción de derechos humanas aparecían probadas y.documentadas; la junta militar organizó una propaganda basada en el siguiente slogan: «Los argentinos somos derechos y humanos». Así, esos dos términos indisolublemente ligados desde la Revolución Francesa y en nuestros días por la Declaración de las Naciones Unidas, fueron insidiosamente separados, y la noción de derecho pasó a tomar un sentido totalmente disociado de su significación ética, jurídica y política para convertirse en el elogio demagógico de una supuesta manera de ser de los argentinos. Véase como el mecanismo de ese sofisma se vales de las mismas palabras: como somos derechos y humanos, nadie puede pretender que hemos violado los derechos humanos. Y todo el mundo puede irse a la cama en paz. Pero acaso no haya en estos momentos una utilización mas insidiosa del habla que la utilizada por el imperialismo norteamericano para convencer a su propio pueblo y a los de sus aliados europeos de que es necesario sofocar de cualquier manera la lucha revolucionaria en El Salvador. Para empezar se escamotea el termino «revolución«, a fin de negar el sentido esencial de la larga y dura lucha del pueblo salvadoreño por su libertad -otro término que es cuidadosamente eliminado-; todo se reduce así a lo que se califica de enfrentamientos entre grupos de ultraderecha y de ultraizquierda (estos últimos denominados siempre como «marxistas«), en medio de los cuales la junta de gobierno aparece como agente de moderación y de estabilidad que es necesario proteger a toda costa. La consecuencia de este enfoque verbal totalmente falseado tiene por'abjeto convencer a la población norteamedcara de que frente a toda situación polítieaxprisideráda como inestable en los países vecinos, el debél~de los Estados Unidos es defender la democracia dentro y fuera de sus frcinteras, con lo cual ya tenemos bien instalada la palabra «democta en un contexto con el que naturalmente no tiene nada.que ver. Y así podíamos seguir pasando revista al doble juego de escamoteos y de tergiversaciones verbales que.como se puede comprobar cien veces, golpea a las puertas de nuestro propio discurso político con las armas de la televisión, de la prensa y del cine, para ir generando una confusión mental progresiva, un desgaste de valores, una lenta enfermedad del habla, una fatiga contra la que no siempre luchamos como deberíamos hacerlo. ¿Pero en qué consiste ese deber? Detrás de cada palabra está presente el hombre como historia y como conciencia, y es en la naturaleza del hombre donde se hace necesario ahondar a la hora de asumir, de exponer y de defender nuestra concepción de la democracia y de la justicia social. Ese hombre que pronuncia tales palabras, ¿está bien seguro de que cuando habla de democracia abarca el conjunto de sus semejantes sin la menor restricción de tipo étnico, religioso o idiomático? Ese hombre que habla de libertad, ¿está seguro de que en su vida privada, en el terreno del matrimonio, de la sexualidad, de la paternidad o la maternidad, está dispuesto a vivir sin privilegios atávicos, sin autoridad despótica, sin machismo y sin feminismo entendidos como recíproca sumisión de los sexos? Ese hombre que habla de derechos humanos, ¿está seguro de que sus derechos no benefician cómodamente de una cierta situación social o económica frente a otros hombre que carecen de los medios o la educación necesarios para tener conciencia de ellos y hacerlos valer? Es tiempo de decirlo: las hermosas palabras de nuestra lucha ideológica y política no se enferman y se fatigan por sí mismas, sinoo por el mal uso que les dan nuestros enemigos y que en muchas circunstancias les damos nosotros. Una crítica profunda de nuestra naturaleza, de nuestra manera de pensar, de sentir y de vivir, es la única posibilidad que tenemos de devolverle al habla su sentido más alto, limpiar esas palabras que tanto usamos sin acaso vivirlas desde adentro, sin practicarlas auténticamente desde adentro, sin ser responsables de cada una de ellas desde lo más hondo de nuestro ser. Sólo así esos términos alcanzarán la fuerza que exigimos en ellos, sólo así serán nuestros y solamente nuestros. La tecnología le ha dado al hombre máquinas que lavan las ropas y la vajilla, que le devuelven el brillo y la pureza para su mejor uso. Es hora de pensar que cada uno de nosotros tiene una máquina mental de lavar, y que esa máquina es su inteligencia y su conciencia; con ella podemos y debemos lavar nuestro lenguaje político de tantas adherencias que lo debilitan. Sólo así lograremos que el futuro responda a nuestra esperanza y a nuestra acción, porque la historia es el hombre y se hace a su imagen y a su palabra.

Enterate ahora

Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Excelente Excelente - 12 votos  -  Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores -  Escribí tu comentario
25/06/13 | 20:35: PEDRO NEL PICO ENCISO dice:
JULIO CORTAZAR ES UNO DE LOS POCOS ESCRITORES QUE CON UNA FIRMCION HUMANISTA Y FILOSOFICA EXPRESAN EN PALABRAS LA ESENCIA MISMA DE LO QUE DEBE SER LA LITERATURA, UNA MANIFESTACION DE NUESTRO SENTIR PENSAR Y ACTUAR PARA DIGNIFICAR NUESYRO SER. LA PALABRA VIVIRA Y SER ATRASCENDENTE
pedronelpico@hotmail.com
 
04/01/13 | 13:48: Elena Taboada dice:
Al incomparable Julio, no hay que discutirlo, hay que disfrutarlo.
etab2002@yahoo.com.ar
 
06/06/12 | 19:31: Candela dice:
Se necesitan mas locos como Julio cortázar, y por cierto Julio el del comentario, opinas porque no sabes nada! Es y fue un gran escritor que nos daba una dosis de viajes de locuras infinitas. Mas locos por favor!!
cannde_mz@hotmail.com
 
19/09/08 | 13:21: carla dice:
Julio que decis? que tiene que ver que estuviera loco!!! ¿Acaso grandes pintores y científicos no lo estaban?, la obra trasciende al autor y podés admirarlo o no, pero lo que queda es su creación. Si condicionás lo que leés por una opinión tuya sobre Cortázar, estás encarando muy mal tu lectura literaria...
carrrla@hotmail.com
 
01/02/08 | 10:29: Julio dice:
Ese man estaba loco ¡Cuántos lo han notado?... No cuesta mucho saberlo, sólo hay que leer unas novecientas mil de sus páginas para darse cuenta que lo que hablaba, lo hablaba más allá de los limites de la comprensión que pueda tener una persona que no sufra sus esquizofrenias y sus salidad de foco.
Julio@hotmail.com
 
16/12/07 | 15:02: graciela, la maga de rosario dice:
Me fascina este texto y suelo citarlo. La última vez, fue en un acto en homenaje a los soldados que dejaron su vida en Malvinas en una plaza rosarina, el día dos de abril de 2007. En el texto que leí incluí frases de "Las Palabras" como una forma de hacernos reflexionar acerca de que no debemos dejar enfermar a las palabras.
gracielaefernandez@fullzero.com.ar
 

Más notas de Julio Cortázar

13-12-2007

El sentimiento de lo fantástico

13-12-2007

''Un Adán en Buenos Aires''

Mario Muchnik recuerda los días que pasó con el autor de Rayuela en Segovia en 1983, la celebración de su 69º cumpleaños, y las últimas fotografías que realizó al escritor vivo 03-11-2007

La mirada grave de Julio Cortázar

03-11-2007

Un lector que discute

24-05-1983

La esfera de los cuentos

07-06-1979

Lo Anónimo de un Concierto

08-02-1972

Carta de Julio Cortázar al Club de Cronopios de Estocolmo

Obras destacadas de Julio Cortázar

Los premios Los premios Historias de Cronopios y de Famas Historias de Cronopios y de Famas Rayuela Rayuela
62. Modelo para armar 62. Modelo para armar Libro de Manuel Libro de Manuel Octaedro Octaedro
Alguien que anda por ahí Alguien que anda por ahí El examen El examen Papeles inesperados Papeles inesperados
Julio Cortázar

Julio Cortázar

Argentino Argentina
1914 - 1984

Nacido accidentalmente en Bruselas en 1914, Julio Cortázar es uno de los escritores argentinos más importantes de todos los tiempos. Realizó estudios de Letras y de Magisterio y trabajó como docente en varias ciudades del interior de Argentina. En 1951 fijó su residencia definitiva en París, desarrollando desde allí una obra literaria única dentro de la lengua castellana. Algunos de sus cuentos figuran entre los más perfectos del género

.:Ver biografía completa
 
T

 Textos de Cortázar

Amor 77 (Prosa poética)
Axolotl (Cuento)
Bestiario (Cuento)
Capítulo 1 (Novela)
Capítulo 68 (Prosa poética)
Carta a una señorita en París (Cuento)
Casa tomada (Cuento)
Cefalea (Cuento)
Ciao, Verona (Relato)
Clone (Cuento)
Continuidad de los parques (Cuento)
Después del almuerzo (Cuento)
El breve amor (Poesía)
El otro cielo (Cuento)
El perseguidor (fragmento) ()
Final del juego (Cuento)
Historia con migalas (Cuento)
Instrucciones para dar cuerda al reloj (Prosa poética)
Instrucciones para llorar (Relato)
Instrucciones para subir una escalera al revés (Texto)
La autopista del sur (Cuento)
La hoguera donde arde una (Poesía)
La muerte del ''Che'' ()
La noche boca arriba (Cuento)
La prosa del observatorio* (Textos)
La puerta condenada (Cuento)
La salud de los enfermos (Cuento)
La señorita Cora (Cuento)
Las caras de la medalla (Cuento)
Las ménades (Cuento)
Lejana (Cuento)
Los amigos (Cuento)
Lucas, su patiotismo (Prosa poética)
Lucas, su patrioterismo (Prosa poética)
Lucas, su patriotismo (Prosa poética)
Lucas, sus desconciertos (Prosa poética)
Lucas, sus estudios sobre la sociedad de consumo (Prosa poética)
Lucas, sus pudores (Prosa poética)
Me caigo y me levanto (Texto)
No se culpe a nadie (Cuento)
Poema (Poesía)
Preámbulo a las instrucciones para dar cuerda al reloj (Prosa poética)
Resumen en otoño (Poesía)
Te amo por ceja (Poema)
Vientos Alisios (Cuento)
 
N

 Noticias de Cortázar

Últimos días de ''Cortázar íntimo'' en el Museo de Arte Contemporáneo Latinoamericano26-09-2010
Últimos días de ''Cortázar íntimo'' en el Museo de Arte Contemporáneo Latinoamericano
26° aniversario de la muerte de Julio Cortázar 12-02-2010
26° aniversario de la muerte de Julio Cortázar
La biblioteca de Cortázar21-11-2009
La biblioteca de Cortázar
Con Cortázar y Calvino como ejes, se realizará la Semana de la Lengua Italiana16-10-2009
Con Cortázar y Calvino como ejes, se realizará la Semana de la Lengua Italiana
Mentiras piadosas, una película inspirada en un cuento de Cortázar20-08-2009
Mentiras piadosas, una película inspirada en un cuento de Cortázar
Presentan los textos que Cortázar tenía en un armario08-05-2009
Presentan los textos que Cortázar tenía en un armario
Nuevos textos de Julio Cortázar06-02-2009
Nuevos textos de Julio Cortázar
Edgar Allan Poe y las traducciones de Julio Cortázar20-01-2009
Edgar Allan Poe y las traducciones de Julio Cortázar
Una mancha imperdonable en el día más feliz de los argentinos10-12-2008
Una mancha imperdonable en el día más feliz de los argentinos
Ignacio Solares publica ''La imagen de Cortázar''30-09-2008
Ignacio Solares publica ''La imagen de Cortázar''
Cortázar vuelve al barrio Agronomía en un homenaje 26-09-2008
Cortázar vuelve al barrio Agronomía en un homenaje
Julio Cortázar representará a Argentina en FIL Francfort 201009-09-2008
Julio Cortázar representará a Argentina en FIL Francfort 2010
Julio Cortázar26-08-2008
Julio Cortázar
César Aira afirma que Cortázar es un Borges de segunda categoría08-07-2008
César Aira afirma que Cortázar es un Borges de segunda categoría
Entre Cortázar y una mágica tribu27-04-2008
Entre Cortázar y una mágica tribu
Podrían dictar en EEUU la cátedra ''Julio Cortázar''31-12-2007
Podrían dictar en EEUU la cátedra ''Julio Cortázar''
El libro objeto en la obra de Cortázar27-12-2007
El libro objeto en la obra de Cortázar
Recuperan en una obra colectiva la memoria del escritor Julio Cortázar26-12-2007
Recuperan en una obra colectiva la memoria del escritor Julio Cortázar
Otra forma de contar el juego de Cortázar09-11-2007
Otra forma de contar el juego de Cortázar
Ciao, Verona, el relato oculto de Julio Cortázar durante 30 años, desvela las sombras de Las caras de la medalla03-11-2007
Ciao, Verona, el relato oculto de Julio Cortázar durante 30 años, desvela las sombras de Las caras de la medalla
4.000 fotografías y filmaciones de Cortázar depositadas en Galicia dan claves de su visión del mundo 31-08-2007
4.000 fotografías y filmaciones de Cortázar depositadas en Galicia dan claves de su visión del mundo
Es Cortázar gran escritor del siglo XX26-08-2007
Es Cortázar gran escritor del siglo XX
''Clone'': Una ópera sobre un cuento de Cortázar11-07-2007
''Clone'': Una ópera sobre un cuento de Cortázar
Julio Cortázar y Manuel Vázquez Montalbán, en una 04-07-2007
Julio Cortázar y Manuel Vázquez Montalbán, en una "charla virtual" a través de videos inéditos
La biblioteca más secreta de Cortázar llega a Barcelona30-06-2007
La biblioteca más secreta de Cortázar llega a Barcelona
''Borges es un prosista menor y Cortázar no sabía escribir''09-06-2007
''Borges es un prosista menor y Cortázar no sabía escribir''
Convocan a homenaje a escritor argentino Julio Cortázar07-02-2007
Convocan a homenaje a escritor argentino Julio Cortázar
Un viaje al fantástico universo de Cortázar en el cine22-01-2007
Un viaje al fantástico universo de Cortázar en el cine
Exhiben en Francia archivos fotográficos de Julio Cortázar13-01-2007
Exhiben en Francia archivos fotográficos de Julio Cortázar
Julio Cortázar01-10-2006
Julio Cortázar
Ver otras noticias de literatura
Aldea de penitentes Aldea de penitentes


El general Elizardo Cuenca, jerifalte del stronismo, acaba de morir. A partir de este hecho luctu... Ampliar

Comprar$ 70.00

Entrá a Radio La Quebrada

Canal RSS Blogs

Extravío mío...
Basta ya de dolor, de morir, de atentar
En positivo...
La crítica literaria
REFLEXIÓN INDIGENA
Entrá a los Blogs
Entrá a los Blogs
Instituto Mallea

Canal RSS Guía de Servicios

Corrección de textos
Ver más cursos y talleres Ver todos los servicios
Radio On Line

Canal RSS Foros

LUCHA Y VENCERÁS
LOS CUBOS DE TIAWANACU - por José Alvarez López
FÍSICA Y CREACIONISMO - por José Alvarez López
EL CERO Y LOS SISTEMAS DE NUMERACIÓN- por José Alvarez López
Paladines
Entrá a los foros
Entrá a los Foros

RSSCanales RSS
Ahora podés tener a Escribirte
en tu sitio web

Más información

Canal RSS Trivias

¿Cuál de estas tres novelas pertenece a James Joyce?
Retrato del artista adolescente
Malone muere
Nieve
Libros nuevos y usados en internet
Fotografía y plástica
A

 Artes visuales

Indexarte.com.ar
Artes Visuales
Inauguró la muestra de Quinquela en la Casa de la Cultura Villa 21 Barracas
La Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación y el Museo de Bellas Artes Benito Quinquela Martín inauguraron el miércoles 23 la exposición "Quinquela aquí y ahora", que se podrá visitar hasta el 15 de junio en la Casa de la Cultura Villa 21 Barracas.
Territorio
Hasta el 28-07-2014
Henri Cartier Bresson
Francés 1908-2004
La nueva vida del Bosco
Una obra de Alejandra Paula Coirini
Concurso Nacional de Fotografía 2014: El Hombre y su hábitat
Cierra el 30-08
Museo de la Ciudad
Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina
Suscribite

¡Suscribite a nuestro boletín!
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte Mercadolibros Occidentes Designio 66 Escuchanos
Elegí tu libro en Mercadolibros.com.ar
Los jardines de la nocheEn los muros bermejosCuarto Oscuro Asociación ilícitaDurante el tiempoSedúcemeTelares en la finitudEn la orillaEntre café y manzanillaentrar@salir.ser.estar
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2014- www.escribirte.com.ar | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS