Ir a la página de inicio de Escribirte
Portada | Biblioteca | Blogs | Foros | Tienda | Suscripción | Contacto | Especiales | Difusión cultural | Canales RSS RSS
Autores Obras Textos Entrevistas Informes Audioteca
 Buscar en el sitio   
| Lunes 1 de septiembre de 2014
Escribí un comentario Enviá este artículo Votá este artículo
Texto al 100% Aumentar texto
Narrativa RSS Narrativa

La mancha hiptálmica

Horacio Quiroga

—¿Qué tiene esa pared?
Levanté también la vista y miré. No había nada. La pared estaba lisa, fría y totalmente blanca. Sólo arriba, cerca del techo, estaba oscurecida por falta de luz.
Otro a su vez alzó los ojos y los mantuvo un momento inmóviles y bien abiertos, como cuando se desea decir algo que no se acierta a expresar.
—¿P... pared? —formuló al rato.
Esto sí; torpeza y sonambulismo de las ideas, cuánto es posible.
—No es nada—contesté—. Es la mancha hiptálmica.
—¿Mancha?
—. . . hiptálmica. La mancha hiptálmica. Éste es mi dormitorio. Mi mujer dormía de aquel lado... ¡Qué dolor de cabeza!... Bueno. Estábamos casados desde hacía siete meses y anteayer murió. ¿No es esto?... Es la mancha hiptálmica. Una noche mi mujer se despertó sobresaltada.
—¿Qué dices? —le pregunté inquieto.
—¡Qué sueño más raro! —me respondió, angustiada aún.
—¿Qué era?
—No sé, tampoco... Sé que era un drama; un asunto de drama... Una cosa oscura y honda... ¡Qué lástima!
—¡Trata de acordarte, por Dios!—la insté, vivamente interesado. Ustedes me conocen como hombre de teatro. . .
Mi mujer hizo un esfuerzo.
—No puedo. . . No me acuerdo más que del título: La mancha tele... hita... ¡hiptálmica! Y la cara atada con un pañuelo blanco.
—¿Qué? . . .
—Un pañuelo blanco en la cara... La mancha hiptálmica
—¡Raro! —murmuré, sin detenerme un segundo más a pensar en aquello.
Pero días después mi mujer salió una mañana del dormitorio con la cara atada. Apenas la vi, recordé bruscamente y vi en sus ojos que ella también se había acordado. Ambos soltamos la carcajada.
—¡Si... sí! —se reía—. En cuanto me puse el pañuelo, me acordé...
—¿Un diente?…
—No sé; creo que sí...
Durante el día bromeamos aún con aquello, y de noche mientras mi mujer se desnudaba, le grité de pronto desde el comedor:
—A que no...
—¡Sí! ¡La mancha hiptálmica! —me contestó riendo. Me eché a reír a mi vez, y durante quince días vivimos en plena locura de amor.
Después de este lapso de aturdimiento sobrevino un período de amorosa inquietud, el sordo y mutuo acecho de un disgusto que no llegaba y que se ahogó por fin en explosiones de radiante y furioso amor.
Una tarde, tres o cuatro horas después de almorzar, mi mujer, no encontrándome, entró en su cuarto y quedó sorprendida al ver los postigos cerrados. Me vio en la cama, extendido como un muerto.
—¡Federico!—gritó corriendo a mí.
No contesté una palabra, ni me moví. ¡Y era ella, mi mujer! ¿Entienden ustedes?
—¡Déjame! —me desasí con rabia, volviéndome a la pared.
Durante un rato no oí nada. Después, sí: los sollozos de mi mujer, el pañuelo hundido hasta la mitad en la boca.
Esa noche cenamos en silencio. No nos dijimos una palabra, hasta que a las diez mi mujer me sorprendió en cuclillas delante del ropero, doblando con extremo cuidado, y pliegue por pliegue, un pañuelo blanco.
—¡Pero desgraciado! —exclamó desesperada, alzándome la cabeza—. ¡Qué haces!<
¡Era ella, mi mujer! Le devolví el abrazo, en plena e íntima boca.
—¿Qué hacía? —le respondí—. Buscaba una explicación justa a lo que nos está pasando.
—Federico... amor mío... —murmuró.
Y la ola de locura nos envolvió de nuevo.
Desde el comedor oí que ella—aquí mismo—se desvestía. Y aullé con amor:
—¿A que no?...
—¡Hiptálmica, hiptálmica! respondió riendo y desnudándose a toda prisa.
Cuando entré, me sorprendió el silencio considerable de este dormitorio. Me acerqué sin hacer ruido y miré. Mi mujer estaba acostada, el rostro completamente hinchado y blanco. Tenía atada la cara con un pañuelo.
Corrí suavemente la colcha sobre la sábana, me acosté en el borde de la cama, y crucé las manos bajo la nuca.
No había aquí ni un crujido de ropa ni una trepidación lejana. Nada. La llama de la vela ascendía como aspirada por el inmenso silencio.
Pasaron horas y horas. Las paredes, blancas y frías, se oscurecían progresivamente hacia el techo... ¿Qué es eso? No sé...
Y alcé de nuevo los ojos. Los otros hicieron lo mismo y los mantuvieron en la pared por dos o tres siglos. Al fin los sentí pesadamente fijos en mí.
—¿Usted nunca ha estado en el manicomio? —me dijo uno.
—No que yo sepa. ..—respondí.
—¿Y en presidio?
—Tampoco, hasta ahora...
—Pues tenga cuidado, porque va a concluir en uno u otro.
—Es posible. . . perfectamente posible...—repuse procurando dominar mi confusión de ideas.
Salieron.
Estoy seguro de que han ido a denunciarme, y acabo de tenderme en el diván: como el dolor de cabeza continúa, me he atado la cara con un pañuelo blanco.

Horacio Quiroga
Cuentos de amor, de locura y de muerte (1917)

Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Muy bueno - 5 votos  -  Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores -  Escribí tu comentario
11/06/11 | 17:07: angela ferreyra dice:
¿qué significa hiptálmica? Gracias por responderme, necesito completar un trabajo sobre Horacio Quiroga. Ángela
angelabferreyra@gmail.com
 
Entrá a Radio La Quebrada
 
.: Sobre Horacio Quiroga
Horacio Quiroga Horacio Quiroga
Uruguayo Uruguay
1878 - 1937

Horacio Silvestre Quiroga nació el 31 de diciembre de 1878 en Salto, Uruguay.Era hijo del vicecónsul argentino en Salto y de la oriental Pastora Forteza. Por parte de su padre descendía del caudillo riojano Facundo Quiroga. En 1897 hizo sus primeras colaboraciones en las revistas literarias de Salto. En 1899 editó su propia revista, se llamó Revista de Literatura y Ciencias Sociales, publicó 20 números y duró 6 meses.
En 1902 se mudó a Buenos Aires, Argentina. Y un año después hizo su primera incursión a la selva, acompañando como fotógrafo a Leopoldo Lugones en una expedición a las ruinas jesuíticas de Misiones.
En 1906 compró unas tierras en San Ignacio, en la provincia de Misiones (Argentina), para construir una casa en la selva, en donde se instalaría dos años después con su esposa. Allí vivió muchos años, y la selva fue el escenario de sus cuentos.
Fue escritor, inventor, docente, juez de paz.
Sus cuentos se publicaron en las revistas Mundo Argentino, Billiken, Caras y Caretas, Atlántida, Fray Mocho, Plus Ultra, El Hogar, La Novela Semanal, y en los diarios La Nación, La Prensa, entre otros. Muchos de sus relatos se agruparon y se publicaron en libros.
Fue autor de Cuentos de la selva, Anaconda, Cuentos de amor de locura y de muerte, Los desterrados, El desierto, Más allá, entre otros libros.
El 19 de febrero de 1937, en Buenos Aires, tomó la decisión de suicidarse al enterarse que estaba gravemente enfermo.
.:Ver más sobre Horacio Quiroga
 
.: Obras de Horacio Quiroga
1901 Los arrecifes de coral
1904 El crimen del otro
1905 Los perseguidos
1908 Historia de un amor turbio
1917 Cuentos de amor, de locura y de muerte
1918 Cuentos de la selva
1920 El salvaje
1920 Las sacrificadas
1921 Anaconda
1924 El desierto
1925 La gallina degollada y otros cuentos
1926 Los desterrados
1929 Pasado amor
1935 Más allá
 
.: Textos para leer de Horacio Quiroga
A la deriva (Cuento)
El almohadón de plumas (Cuento)
El espectro (Cuento)
El hombre muerto (Cuento)
El hombre muerto (Cuento)
La gallina degollada (Cuento)
La insolación (Cuento)
La mancha hiptálmica (Cuento)
La miel silvestre (Cuento)
La muerte de Isolda (Cuento)
Los Mensú (Cuento)
Más allá (Cuento)
Culpa de los muertos Culpa de los muertos


Corrientes, Argentina de los fines de los 70. Un grupo de estudiantes de medicina buscan las resp... Ampliar

Comprar$ 65.00

Escuchá Radio De Tango

Canal RSS Blogs

Compendio del blog
Este sábado se presenta JAVIER PEÑOÑORI en la Casa de la Cultura de Quilmes
"Sin el silencio no se podrìa concebir la vida"- JAVIER PEÑOÑORI - diario Tiempo Argentino
Conjuro
LA LLEGADA DEL FFCC AL TANDIL
Entrá a los Blogs
Entrá a los Blogs
Instituto Mallea

Canal RSS Guía de Servicios

Corrección de textos
Ver más cursos y talleres Ver todos los servicios
Radio On Line

Canal RSS Foros

Rebelión poética
Compromiso unversal
LUCHA Y VENCERÁS
LOS CUBOS DE TIAWANACU - por José Alvarez López
FÍSICA Y CREACIONISMO - por José Alvarez López
Entrá a los foros
Entrá a los Foros

RSSCanales RSS
Ahora podés tener a Escribirte
en tu sitio web

Más información

Canal RSS Trivias

¿De qué novela es protagonista Augusto Pérez?
Niebla, de Miguel de Unamuno
Gringo Viejo, de Carlos Fuentes
Bomarzo, de Manuel Mujica Láinez
Libros nuevos y usados en internet
Fotografía y plástica
A

 Artes visuales


Warning: fopen() [function.fopen]: Couldn't resolve host name in /home/escribirte/public_html/parser.php on line 50

Warning: fopen(http://www.indexarte.com.ar/rss/feed.xml) [function.fopen]: failed to open stream: Error 0 in /home/escribirte/public_html/parser.php on line 50

Warning: fread(): supplied argument is not a valid stream resource in /home/escribirte/public_html/parser.php on line 53
Suscribite

¡Suscribite a nuestro boletín!
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte Occidentes Designio 66 Escuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2014- www.escribirte.com.ar | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS