Ir a la página de inicio de Escribirte
Portada | Biblioteca | Blogs | Foros | Tienda | Suscripción | Contacto | Especiales | Difusión cultural | Canales RSS RSS
Autores Obras Textos Entrevistas Informes Audioteca
 Buscar en el sitio   
| Domingo 20 de abril de 2014
Escuchá Radio De Tango
Escribí un comentario Enviá este artículo Votá este artículo
Texto al 100% Aumentar texto
Narrativa RSS Narrativa

Causa y sinrazón de los celos

Roberto Arlt

Hay buenos muchachitos, con metejones de primera agua, que le amargan la vida a sus respectivas novias promoviendo tempestades de celos, que son realmente tormentas en vasos de agua, con lluvias de lágrimas y truenos de recriminaciones. Generalmente las mujeres son menos celosas que los hombres. Y si son inteligentes, aun cuando sean celosas, se cuidan muy bien de descubrir tal sentimiento, porque saben que la exposición de semejante debilidad las entrega atadas de pies y manos al fulano que les sorbió el seso. De cualquier manera; el sentimiento de los celos es digno de estudio, no por los disgustos que provoca, sino por lo que revela en cuanto a psicología individual.

Puede establecerse esta regla: Cuanto menos mujeres ha tratado un individuo, más celoso es. La novedad del sentimiento amoroso conturba, casi asusta, y trastorna la vida de un individuo poco acostumbrado a tales descargas y cargas de emoción. La mujer llega a constituir para este sujeto un fenómeno divino, exclusivo. Se imagina que la suma de felicidad que ella suscita en él, puede proporcionársela a otro hombre; y entonces Fulano se toma la cabeza, espantado al pensar que toda "su" felicidad, está depositada en esa mujer, igual que en un banco. Ahora bien, en tiempos de crisis, ustedes saben perfectamente que los señores y señoras que tienen depósitos en instituciones bancarias, se precipitan a retirar sus depósitos, poseídos de la locura del pánico. Algo igual ocurre en el celoso. Con la diferencia que él piensa que si su "banco" quiebra, no podrá depositar su felicidad ya en ninguna parte. Siempre ocurre esta catástrofe mental con los pequeños financieros sin cancha y los pequeños enamorados sin experiencia.

Frecuentemente, también, el hombre es celoso de la mujer cuyo mecanismo psicológico no conoce. Ahora bien: para conocer el mecanismo psicológico de la mujer, hay que tratar a muchas, y no elegir precisamente a las ingenuas para enamorarse, sino a las "vivas", las astutas y las desvergonzadas, porque ellas son fuente de enseñanzas maravillosas para un hombre sin experiencia, y le enseñan (involuntariamente, por supuesto) los mil resortes y engranajes de que "puede" componerse el alma femenina. (Conste que digo "de que puede componerse", no de que se compone.)

Los pequeños enamorados, como los pequeños financistas, tienen en su capital de amor una sensibilidad tan prodigiosa, que hay mujeres que se desesperan de encontrarse frente a un hombre a quien quieren, pero que les atormenta la vida con sus estupideces infundadas.

Los celos constituyen un sentimiento inferior, bajuno. El hombre, cela casi siempre a la mujer que no conoce, que no ha estudiado, y que casi siempre es superior intelectualmente a él. En síntesis, el celo es la envidia al revés.

Lo más grave en la demostración de los celos es que el individuo, involuntariamente, se pone a merced de la mujer. La mujer en ese caso, puede hacer de él lo que se le antoja. Lo maneja a su voluntad. El celo (miedo de que ella lo abandone o prefiera a otro) pone de manifiesto la débil naturaleza del celoso, su pasión extrema, y su falta de discernimiento. Y un hombre inteligente, jamás le demuestra celos a una mujer, ni cuando es celoso. Se guarda prudentemente sus sentimientos; y ese acto de voluntad repetido continuamente en las relaciones con el ser que ama, termina por colocarle en un plano superior al de ella, hasta que al llegar a determinado punto de control interior, el individuo "llega a saber que puede prescindir de esa mujer el día que ella no proceda con él como es debido".

A su vez la mujer, que es sagaz e intuitiva, termina por darse cuenta de que con una naturaleza tan sólidamente plantada no se puede jugar, y entonces las relaciones entre ambos sexos se desarrollan con una normalidad que raras veces deja algo que desear, o terminan para mejor tranquilidad de ambos.

Claro está que para saber ocultar diestramente los sentimientos subterráneos que nos sacuden, es menester un entrenamiento largo, una educación de práctica de la voluntad. Esta educación "práctica de la voluntad" es frecuentísima entre las mujeres. Todos los días nos encontramos con muchachas que han educado su voluntad y sus intereses de tal manera que envejecen a la espera de marido, en celibato rigurosamente mantenido. Se dicen: "Algún día llegará". Y en algunos casos llega, efectivamente, el individuo que se las llevará contento y bailando para el Registro Civil, que debía denominarse "Registro de la Propiedad Femenina".

Sólo las mujeres muy ignorantes y muy brutas son celosas. El resto, clase media, superior, por excepción alberga semejante sentimiento. Durante el noviazgo muchas mujeres aparentan ser celosas; algunas también lo son, efectivamente. Pero en aquellas que aparentan celos, descubrimos que el celo es un sentimiento cuya finalidad es demostrar amor intenso inexistente, hacia un_ bobalicón que sólo cree en el amor cuando el amor va acompañado de celos. Ciertamente, hay individuos que no creen en el afecto, si el cariño no va acompañado de comedietas vulgares, como son, en realidad, las que constituyen los celos, pues jamás resuelven nada serio.

Las señoras casadas, al cabo de media docena de años de matrimonio (algunas antes), pierden por completo los celos. Algunas, cuando barruntan que los esposos tienen aventurillas de géneros dudosos, dicen, en círculos de amigas: -Los hombres son como los chicos grandes. Hay que dejar que se distraigan. También una no los va a tener todo el día pegados a las faldas... Y los "chicos grandes" se divierten. Más aún, se olvidan de que un día fueron celosos... Pero este es tema para otra oportunidad.

Roberto Arlt
Aguafuertes porteñas (1958)

Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Muy bueno - 7 votos  -  Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores -  Escribí tu comentario
13/06/09 | 19:11: martin dice:
excelente
martin@yahoo.com.ar
 
Enterate ahora
 
.: Sobre Roberto Arlt
Roberto Arlt Roberto Arlt
Argentino Argentina
1900 - 1942

Godofredo Christophersen Arlt nació en Buenos Aires, en el barrio de Flores, el 2 de abril de 1900,aunque su partida de nacimiento indica como fecha el 26 de abril de ese mismo año. Su padre era un ex oficial prusiano llamado Karl y su madre una italiana de ascendencia teutónica llamada Ekatherine Lobstraibitzer.
Novelista, dramaturgo, cuentista, periodista e inventor, su primera novela, El juguete rabioso (1926) apareció fragmentada en la revista Proa, fundada por el grupo literario encabezado por Jorge Luis Borges. Por entonces comenzó también a escribir para los diarios Crítica y El Mundo, donde diariamente publicó sus célebres columnas Aguafuertes porteñas. En 1935 viajó a España y Africa enviado por El Mundo, y desde el extranjero compuso la serie de artículos titulada Aguafuertes españolas.
Además de su actividad como escritor, Arlt buscó hacerse rico como inventor, pero no tuvo éxito.
Conoció el comunismo de la mano de León Trotsky y Karl Marx y se deslumbró con autores como Charles Baudelaire, Fiódor Dostoievski y Franz Kafka.
La obra de Arlt muestra la oscuridad del ser humano y describe sus bajezas y grandezas.
Escribió cuatro novelas: El juguete rabioso (1926), Los siete locos (Premio Municipal de Novela de 1929), Los lanzallamas (1931) y El Amor Brujo (1932)y cuentos memorables tales como: El jorobadito (1933) y El Criador de Gorilas (1941).
Arlt dedica gran parte de sus últimos años a escribir obras de teatro que son estrenadas en el Teatro del Pueblo, del escritor Leónidas Barletta. Arlt escribe y estrena 300 Millones (1932), Saverio el Cruel (1936), El Fabricante de Fantasmas (1936) y La Isla desierta (1937).
Murió de un ataque cardíaco, en Buenos Aires, el 26 de Julio de 1942. Su muerte fue "expresionista" como su vida: El féretro en el que se encontraba su cadáver debió ser bajado desde el apartamento en el que estaba por una grúa.
Sus manuscritos y sus textos originales fueron donados por su hija Mirtha Arlt a la Biblioteca de Berlín en los últimos años del s XX y los tres primeros del s XXI.
.:Ver más sobre Roberto Arlt
 
.: Obras de Roberto Arlt
1926 El juguete rabioso
1929 Los siete locos
1931 Los lanzallamas
1932 El amor brujo
1932 Prueba de amor
1933 El jorobadito
1934 La juerga de las polichinelas
1934 Un hombre sensible
1936 Saverio el cruel
1936 El fabricante de fantasmas
1937 La isla desierta
1941 El criador de gorilas
1941 Un viaje terrible
1958 Aguafuertes porteñas
 
.: Textos para leer de Roberto Arlt
Accidentado paseo a Moka (Cuento)
Acuérdate de Azerbaijan (Cuento)
Causa y sinrazón de los celos ()
El jorobadito (Cuento)
Halid Majid el achicharrado (Cuento)
La factoría de Farjalla Bill Alí (Cuento)
Las Fieras (Cuento)
Culpa de los muertos Culpa de los muertos


Corrientes, Argentina de los fines de los 70. Un grupo de estudiantes de medicina buscan las resp... Ampliar

Comprar$ 65.00

Escuchá Radio De Tango

Canal RSS Blogs

GARITO
Trágico desdén...
A la hora señalada...
EL LOBIZÓN neco perata
Profundidad de exilio
Entrá a los Blogs
Entrá a los Blogs
Instituto Mallea

Canal RSS Guía de Servicios

Corrección de textos
Ver más cursos y talleres Ver todos los servicios
Radio On Line

Canal RSS Foros

Resucitad
ACHALAY - por Orencio Julio Correas (toponimias cordobesas)
Albert López Iris
TOPONIMIAS DE CÓRDOBA- por Orencio Julio Correas
Exaltación
Entrá a los foros
Entrá a los Foros

RSSCanales RSS
Ahora podés tener a Escribirte
en tu sitio web

Más información

Canal RSS Trivias

¿Cuál es el escenario de ''La invención de Morel'', de Adolfo Bioy Casares?
Un establecimiento carcelario
Una isla desierta
Las calles de París
Libros nuevos y usados en internet
Fotografía y plástica
A

 Artes visuales

Indexarte.com.ar
Artes Visuales
Comienza ExpoArte 2013
La exposición del arte clásico se llevará a cabo este año en el Palacio San Miguel, ubicado en Suipacha 84 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Acción Gesto Detalle
Hasta el 30-04-2014
Edouard Manet
Francés 1832-1883
Alquimia
Una obra de Elisa Dejistani
V Salón Anual Nacional del Bicentenario - Pintura - 2014 - Concordia - Entre Ríos
Cierra el 21-07
Museo Casa de Yrurtia
Ciudad de Buenos Aires, Argentina
Suscribite

¡Suscribite a nuestro boletín!
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte Mercadolibros Occidentes Designio 66 Escuchanos
Elegí tu libro en Mercadolibros.com.ar
Conventillo textualPara no espantar a los pájarosPulmón de ManzanaLos jardines del aireEl salto de los antílopesSemillas de la lluviaLos jardines de la nocheEspina de magueyTelares en la finitudDe vos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2014- www.escribirte.com.ar | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS